Fachadas ventiladas

Consiste en la fijación de piezas sobre una estructura de aluminio colocada en la fachada. Una solución constructiva que hace posible la separación física de los ambientes de interior y exterior a través de la colocación de distintos materiales. Se caracterizan por su rigidez y bajo espesor. En este tipo de fachadas es clave la correcta colocación del revestimiento y los puntos estratégicos donde queden abiertas ya que será determinante a la hora de mejorar las prestaciones del edificio referentes a humedades, condesaciones, estabilidad y prolongado de la vida útil.
Entre las ventajas de este sistema destacan la protección ante los agentes atmosféricos, ganar espacio interior al disminuir el grosor del aislamiento de la pared soporte, ahorro de energía al optimizar el aprovechamiento de la inercia térmica del muro. También elimina los puentes térmicos. El peso de la fachada es sustentado por forjados, de manera que el muro soporta menos carga y se limita solo a retener.
Esto conlleva un equilibrado reparto de funciones que mantiene la salud del edificio.

 

Fachadas ventiladas